Muchos extranjeros no residentes (NRA por sus siglas en inglés) compran bienes raíces en Estados Unidos para ellos o sus familias.

Tradicionalmente, las ciudades de Nueva York, Los Ángeles y Miami han sido populares para la compra de bienes raíces residenciales por parte de los NRA. Los bienes raíces estadounidenses se adquieren con frecuencia en un fideicomiso de dinastía de Dakota del Sur o en una entidad internacional para evadir el pago de impuestos estadounidense sobre el patrimonio. El fideicomiso de dinastía de Dakota del Sur también evita generalmente cualquier ingreso posible imputado sobre la renta por el uso de la propiedad por parte de los beneficiarios, aunque es probable que el otorgante NRA deba pagar la renta si también utiliza los bienes raíces. Un NRA que adquiere bienes raíces en EE. UU. de manera directa, en lugar de hacerlo en fideicomiso, solo tiene una exención de impuestos estadounidenses sobre el patrimonio de $60 000 para los bienes en territorio estadounidense. En consecuencia, el NRA debe comprar en fideicomiso o, como alternativa, adquirir un seguro de vida estadounidense para pagar los impuestos sobre el patrimonio adeudados de los bienes raíces al momento de su muerte. El seguro de vida es un activo estadounidense exento para los NRA. Sin embargo, las compañías de seguros de EE. UU. pueden exigir que se adquiera en fideicomiso para proporcionar un nexo adicional con EE. UU. Los bienes raíces comerciales de EE. UU. también han sido una inversión popular de los NRA.